lunes, 19 de octubre de 2015

Veganismo y niños: Críticas


Dado que la entrada anterior, sin llegar a incendiar las redes, ha dado lugar a unas pocas críticas y preguntas (tanto en los comentarios de la entrada como en Twitteraquí o acá o acullá—) más o menos inteligentes, procederé a aclarar las dudas suscitadas (mayormente parafraseadas) en orden descendente de interés (al menos, el mío). Cuando el nivel de las críticas haya descendido lo suficiente para no ser ni entretenido, sentíos libres de dejar de leer.

Por cierto, Dietética Sin Patrocinadores no es una asociación... aún; perdonad si no soy jurista.

La ADA la respalda


He ido a por el documento de posición de la Asociación de Dietética Americana
del 2009... aún estoy pasmado. Algunos fragmentos (mis negritas):
Sin embargo, veganos y algunos otros vegetarianos pueden tener menores consumos de vitamina B-12, calcio, vitamina D, zinc y ácidos grasos ω-3 de cadena larga
Aunque algunas mujeres veganas tienen consumos de proteínas que son marginales, el consumo típico de lacto-ovo-vegetarianos parecen cumplir e incluso exceder los requisitos (12). 
Dietas vegana, lacto-vegetariana y lacto-ovo-vegetariana apropiadamente planificadas satisfacen las necesidades de nutrientes de los bebés, niños y adolescentes, y promueven un crecimiento normal (49-51). 
Cuatro estudios primarios fueron identificados que examinaron la ingesta de macronutrientes materna durante embarazos lacto-ovo- o lacto- vegetarianos  (58-61). Ninguno enfocado a embarazos veganos
Cuatro estudios de cohorte fueron identificados que examinaron la relación entre ingesta de macronutrientes materna durante el embarazo y resultados del parto tales como peso y longitud (59-62). Ninguno de los estudios se enfocó a embarazos de veganas
Algunos estudios sugieren que los niños veganos tienden a ser ligeramente más pequeños pero dentro del rango de normalidad del estándar para peso y altura (58). Crecimiento pobre en niños ha sido visto principalmente en dietas muy restringidas (77).
Los niños veganos pueden tener ligeramente más elevadas necesidades de proteínas dadas las diferencias en digestibilidad y composición de aminoácidos (49,78), pero estas necesidades proteicas son generalmente alcanzadas cuando las dietas contienen la energía adecuada y una variedad de alimentos vegetales.

Por si no os queda claro, os lo resumo yo:
  1. Si una dieta vegana resulta en alguna deficiencia de algún mineral, vitamina o macronutriente es que estaba mal planificada.
  2. Como lo sabemos todo de todos los nutrientes necesarios para un crecimiento óptimo, podemos hacer las cuentas de micro- y macro- nutrientes sin necesidad alguna de datos reales de resultados finales para afirmar que la dieta vegana es adecuada, obviando de paso el hecho de que los niños veganos nos salgan más pequeños.
  3. De encontrar algún caso donde una dieta vegana dé algún problema (el menor tamaño parece no contar), váyase al punto 1.
¿Qué estudios refieren sobre el desarrollo cognitivo de los niños veganos? Exactamente CERO. De qué van todas esas referencias de apoyo al veganismo en niños?:
A mí me parece revelador fijarnos en qué dicen al respecto otros colectivos, digamos la Asociación Pediátrica de Canadá en su artículo Dietas vegetarianas en niños y adolescentes del 2010 (conclusiones similares a la revisión de Craig de mi entrada anterior; mis negritas):
Muchos estudios a largo plazo (811,17,18) en poblaciones de niños lacto-ovo-vegetarianos han documentado un crecimiento y desarrollo apropiados desde la infancia hasta la vida adulta. Hay, sin embargo, insuficientes estudios sobre ingesta calórica y crecimiento a largo plazo de veganos estrictos para permitir conclusiones.
Por insuficiente parece que se refieren a que sólo hay 1 estudio epidemiológico prospectivo siguiendo a 20 niños veganos de Sanders y Manning publicado en 1992, sin medir desarrollo cognitivo hasta donde puedo averiguar. Perdonad si sigo considerando que someter a un bebé/niño a una dieta vegana a la vista de tal ausencia de información a largo plazo es simple experimentación.

Es más, fijaos con atención en lo que dice Sanders (el mismo del estudio anterior) y Reddy en su artículo Dietas vegetarianas y niños de 1994:
Las menores velocidades de crecimiento observadas en algunos niños vegetarianos menores de 5 años pueden ser atribuidas a bajas ingestas calóricas. La naturaleza abultada y de baja densidad energética de algunas dietas vegetarianas restringen la cantidad de energía de la comida que puede ser consumida.
Perdonad si afirmo con rotundidad que estos datos no pueden ser tenidos en cuenta de otra manera que para disuadir de someter al veganismo a nadie menor a 5 años.

Conclusión: argumentar que la ADA las apoya no es otra cosa que recurrir a la falacia de autoridad (con una pizca de falacia ad populum), y más cuando hay otras autoridades más prudentes y sensatas que no opinan lo mismo. Afirmar que "La alimentación vegetariana pura equilibrada es saludable para todas las etapas del ciclo vital" no es otra cosa que falacia de afirmación gratuita: las cuentas de la lechera con las cantidades de nutrientes no es evidencia suficiente; el método científico exige medición del resultado y no llega con la suposición.

Insuficiente evidencia de daño


No sé si es que no se lee bien lo que escribo o no se quiere entender. El veganismo no es ningún tipo de alimentación tradicional en ningún sitio, no así el vegetarianismo que se practica en pueblos de la India desde hace siglos y que, además, cuenta con estudios epidemiológicos a su favor. Respecto al veganismo, como tipo de alimentación advenedizo, lo prudente es exigir pruebas de su inocuidad en el desarrollo de los niños antes de afirmaciones taxativas como la de la ADA, no respaldadas por otras asociaciones de profesionales preocupados por los niños, como hemos visto. No soy yo el que con un nivel de evidencia irrisorio (las cuentas sobre cantidad de nutrientes ideal de la dieta vegana) promueve su validez en todas las etapas del crecimiento de los niños.

Patadas a la lógica más básica


Lo bueno de Twitter es que puedes poner como excusa los 140 caracteres para dar apariencia de comentario inteligente hacia tus seguidores (que no llegarán a leer la réplica, por lo que yo a veces ya ni me molesto en replicar) sin llegar a apuntar ninguna crítica concreta; yo diría que incluso puedes criticar sin necesidad de leer lo que criticas.

Dar Cola-Cao es ley de Madre Natura y Pachamama


El Cola-Cao, como producto de origen animal, es alimento de los omnívoros... supongo. Ya. Otro tanto con el azúcar per se. En fin, por resaltar lo obvio: el Cola-Cao no estará incluido en la dieta tradicional de nuestros abuelos.

Falacia de falsa analogía (como me comentaba una amiga)... o del espantapájaros (como apuntaba un comentarista)... o algo así, que ni siquiera llego a poder catalogar el echar balones fuera (ha habido otros comentarios de este tipo que ya no enlazo) como argumentación de nada: a mí lo único que me inspira este nivel de críticas es vergüenza ajena.

Los animales no son comida


"... para humanos", supongo que se le olvidó añadir. Como decía en la anterior entrada, si los adultos no queréis consumir productos animales, por mí bien.

Conclusión


Me reitero:
Mi súplica a cualquier mujer vegana que esté buscando descendencia o se entere de que está embarazada, es que anteponga el bien de sus descendientes a su ideología política: añade productos animales de calidad.

Entradas relacionadas

Anterior:
Posterior:

viernes, 9 de octubre de 2015

Veganismo y niños: Súplica

Cada vez que un nutricionista afirma que la dieta vegana es apta para los niños, cada vez que otro nutricionista otorga credibilidad con su silencio, uno o más niños sufren las consecuencias.

Esta entrada tiene su origen en el estupor que me ha producido corroborar la defensa por una asociación de dietistas-nutricionistas del veganismo tanto para las madres durante el embarazo y la lactancia como posteriormente tras el destete para los niños.

No es que os recomiende que lo veáis, que el formato no es en nada ameno, pero el fragmento al que hago referencia es del segundo 24:42 al 32:14 del Hangout Alimentación infantil de Dietética Sin Patrocinadores.

¿Cómo de estudiada está la dieta vegana en embarazadas y niños para semejantes afirmaciones categóricas? Craig expone en su revisión de 2010 sobre posibles aspectos preocupantes de dietas vegetarianas y veganas (doi: 10.1177/088453361038570):
Una dieta lacto-ovo-vegetariana es también más calóricamente densa por lo que mantiene mejor el crecimiento óptimo y peso ideal del niño. La dieta vegana, a menos que haya un uso intencional y apropiado de alimentos fortificados, provee menos cantidades de calcio dietético, vitamina D y vitamina B12 (véase tabla 1) que una dieta lacto-ovo-vegetariana, provocando más probablemente deficiencias de estos nutrientes.
Existe una necesidad de más datos sobre salud ósea y riesgo de osteoporosis en veganos. Sobre todo, hay escasez de estudios en veganos, y muchos de los que hay incluyen un tamaño de muestra reducido.

Yo no he encontrado nada posterior que tenga atisbos de demostrar la idoneidad de una dieta vegana en niños, más bien al contrario.

A pesar de que el enfoque reduccionista pudiera dar a entender que si localizamos una deficiencia podríamos solventarla suplementando, el ir a comprobar si con ello no hay efectos adversos es en sí un experimento. Es más, el enfoque reduccionista es peligroso en cuanto que no tiene en cuenta potenciales problemas bien de absorción (el hierro hemo es mucho más disponible que el vegetal), bien de eficiencia de conversión de precursores a sustancias activas (tales como betacaroteno a vitamina A o vitamina K1 a vitamina K2), bien de sustancias no claramente esenciales (tal como la carnitina o la colina, por ejemplo). Echad un vistazo al documento en español de Sanjurjo y Ojembarrena y sus referencias, donde se trata parte de esta problemática.

Además de las anécdotas sobre la deficiente salud bucal de veganos adultos que podéis encontrar por Internet adelante (Chris Masterjohn o Denise Minger, por ejemplo), tenemos el estudio epidemiológico caso-control de Laffranchi et alter (pmid: 21217622):
El estudio reveló una mayor incidencia de desmineralización y puntos blancos en los sujetos veganos comparados con los omnívoros localizados en la base de los dientes y en las superficies vestibulares de los elementos dentales (con excepción del grupo anterior inferior).

En cuanto a niños, Emmett et alter exponen en su estudio epidemiológico longitudinal, siguiendo a su población de estudio, madres y niños, desde el embarazo hasta la etapa de adulto de los vástagos:
La asociación de la dieta materna con la presencia de un defecto congénito del pene en vástagos varones —concretamente, hypospadias— fue explorada.18 Se ha sugerido que altas ingestas de fitoestrógenos puedan estar implicadas y que dietas vegetarianas es probable que contengan mayores cantidades que las dietas omnívoras. Madres (de varones) que fueron vegetarianas durante el embarazo tuvieron un mayor riesgo (razón de oportunidades ajustada, 4'99; intervalo de confianza del 95%, 2'10–11'88) de dar a luz a un varón afectado de hypospadias comparado con omnívoras que no tomaron suplementos de hierro durante la primera mitad del embarazo, mientras que omnívoras que tomaron suplementos de hierro tuvieron un marginal mayor riesgo (razón de oportunidades ajustada,  2'07; intervalo de confianza del 95%, 1'00–4'32). Estos resultados soportan la hipótesis de que los fitoestrógenos pueden interferir en el desarrollo del sistema reproductor masculino.
Comer pescado/marisco durante el embarazo estuvo asociado con efectos beneficiosos en el desarrollo del cerebro y vista del vástago.


Personalmente ni siquiera pienso que sea buena idea el fomentar de ninguna de las maneras la alimentación infantil vegana, ni tan siquiera con estudios epidemiológicos longitudinales que darán la impresión de que pueda ser una opción correcta más, mientras no se proceda al estudio del impacto de tal alimentación en salud y función cerebral de animales omnívoros durante toda su etapa de crecimiento, digamos en al menos cerdos y perros; yo sólo he encontrado efectos óseos negativos para los primeros ya con duración más corta (doi: 10.1046/j.1439-0442.2002.00430.x) y uno irrelevante de 16 semanas sobre perros adultos (doi: 10.1017/S0007114509389254).

Conclusión


Es vergonzoso que una sociedad constituida, entiendo, para defender una aproximación científica a la nutrición (sobre la carencia de formación investigadora generalizada del gremio —sólo he encontrado un admirador de los triángulos... que confunde tesis con proyecto de la misma— hablaré otro día, si tal), afirme alegremente la inocuidad de las dietas veganas en la etapa de crecimiento de los niños, más cuando hay indicios suficientes para sospechar que son claramente perjudiciales.

Por cierto, hasta donde yo sé no hay ninguna sociedad tradicional, fructífera o no, donde sus individuos hayan adoptado una alimentación vegana; al menos el dentista Weston A. Price no encontró ninguna. No os engañéis: cualquier intento de conseguir nutrición completa a base de dieta incompleta (vegana) más suplementos es en sí un experimento. Dados los éxitos de los consejos nutricionales del último siglo, es bastante menos peligroso que os fijéis en la alimentación tradicional de vuestros abuelos, añadiendo, si tal, sólo alimentos no procedentes del ingenio industrial (aceites de semillas, bollería, etc.).

Mi consejo a cualquier vegano/vegetariano: hazte lacto-ovo-bivalvo-vegetariano; más sufrimiento generas (pueril preocupación que no comparto) al comprar medicamentos que han sido experimentados en animales con cerebro. ¿Que no te da la gana?: por mí, bien; cada adulto que haga con su cuerpo lo que le apetezca.

Súplica


No, la siguiente no es una afirmación subjetiva:
Alimentar sin productos animales a un niño es simple experimentación.
No ofrezco mi respeto a nadie que os haga creer otra cosa cuando estéis valorando el veganismo para vuestros hijos.

Mi súplica a cualquier mujer vegana que esté buscando descendencia o se entere de que está embarazada, es que anteponga el bien de sus descendientes a su ideología política: añade productos animales de calidad.  Algo así ha hecho Natalie Portman, por ejemplo (vía Ana).

Postdata

Perdonad si no me uno a destrozar alegremente el idioma porque a unas cuantas feministas más otros cuantos políticos, iluminados todos ellos, les chirría el uso genérico del masculino. Cuando es relevante el sexo (todos somos del género homo) del infante lo especifico claramente.
 

Entradas relacionadas posteriores